MARCO TEORICO: INSECTICIDAS Y BIOINSECTICIDA

Insecticida

Un insecticida es un compuesto químico utilizado para matar insectos, mediante la inhibición de enzimas vitales. El origen etimológico de la palabra insecticida deriva del latín y significa literalmente matar insectos. Es un tipo de biocida.

Los insecticidas tienen importancia para el control de plagas de insectos en la apicultura o para eliminar todos aquellos que afectan la salud humana y animal.

Los ácaros no son insectos y pueden ser inmunes a algunos insecticidas (se eliminan con productos específico, los acaricidas).

En el lenguaje cotidiano este término se utiliza para referirse a los productos que tienen la propiedad de matar insectos y de una forma restringida a las suspensiones en botes de aerosol, o como una crema para aplicación.

 

Características ideales de un insecticida tipo

Gran especificidad. El producto solo afecta al organismo daña dejando indemnes al resto de seres vivos y al medio ambiente.

Baja toxicidad en humanos. El producto reviste un riesgo bajo tanto para sufrir intoxicaciones agudas como a exposiciones a bajas dosis.

Baja dosis letal. El insecticida es efectivo con poca cantidad.

Bajo coste. El producto tiene que ser barato de bajo costo.

De Característica latente El insecticida permanece en el lugar durante un período de tiempo matando a todo lo que se cruza.

Obviamente estas características raramente están presentes en un mismo producto.

Áreas de utilización

Los insecticidas se utilizan en los siguientes ámbitos:

agricultura

ganadería

veterinaria

medicina

control de plagas

Forma de actuación  

Los insecticidas pueden hacer acción sobre uno o diferentes de los estados de desarrollo del artrópodo y se pueden consideran ovicidas, larvicidas y adulticidas respectivamente si eliminan los huevos, la larva o el adulto.

Los insecticidas pueden entrar en contacto con el insecto a través de la alimentación cuando tocan al insecto o vuelan en aire contaminado, lo más habitual, de forma combinada. La forma más moderna y efectiva de actuación, en caso de plantas, es la introducción del insecticida en el interior de la planta y a través de los vasos conductores repartirse por toda la planta y la convierten en venenosa para la plaga. Así tenemos:

  • Insecticidas de ingestión
  • Insecticidas de contacto
  • Insecticidas combinados de ingestión y contacto
  • Insecticida sistémico

La acción del insecticida sobre el organismo puede ser la muerte a corto o medio plazo. A veces, provoca que dejen de comer o impiden la metamorfosis del insecto que a más largo plazo implica la muerte.

 

Efectos secundarios en el ser humano

 

Se ha demostrado que el contacto extendido del ser humano con insecticidas puede producir indigestión, dolores de cabeza, vómitos, manchas en la piel y dolor en los ojos. También puede ocasionar reacciones alérgicas.

Los bioinsecticidas:

Los bioinsecticidas o agentes de control biológico, son capaces de eliminar plagas altamente nocivas para los cultivos agrícolas. El control biológico es un elemento clave en toda estrategia innovadora para la defensa de los cultivos agrícolas dentro del respeto del medioambiente. La posibilidad de controlar especies perjudiciales resistentes a los productos químicos, la reducción del número de tratamientos y la posibilidad de evitar el efecto tóxico de los plaguicidas o insecticidas, son las ventajas fundamentales. Utilizando para ello desde bacterias hasta otros insectos para proteger los cultivos agrícolas. Como el caso del escarabajo Mariquita (Adalia, en otros países) que se alimenta de                                                  los pulgones de las frutas.

Reynold Farrera, investigador del Departamento de Ingeniería bioquímica del Cinvestav, explica que los insecticidas biológicos se originan de numerosos organismos como bacterias, virus, nemátodos y otros insectos. El investigador asegura que posiblemente el Bacillus thuringiensis (Bt) sea el más importante de todos los bioinsecticidas. El Bt es una bacteria que cuando está en condiciones desfavorables para su crecimiento, y como mecanismo de supervivencia, produce una espora con gran cantidad de proteína y se forma un cristal. Esta proteína paraliza el organismo de larvas de lepidópteros y otros insectos 4 horas después de haberla ingerido, dejan de comer y mueren en 2 o 3 días. Normalmente, algunos insectos y lepidópteros adultos no afectan los cultivos sino las fases larvarias; una sola hembra de estos insectos puede tener hasta 15,000 huevos convirtiéndose en auténticas plagas; algunas larvas son capaces de ingerir su propio peso en medio día y aumentan entre 200 y 300 veces su peso y tamaño en  toda su etapa de crecimiento.

Los bioinsecticidas:

 

Los bioinsecticidas o agentes de control biológico, son capaces de eliminar plagas altamente nocivas para los cultivos agrícolas. El control biológico es un elemento clave en toda estrategia innovadora para la defensa de los cultivos agrícolas dentro del respeto del medioambiente. La posibilidad de controlar especies perjudiciales resistentes a los productos químicos, la reducción del número de tratamientos y la posibilidad de evitar el efecto tóxico de los plaguicidas o insecticidas, son las ventajas fundamentales. Utilizando para ello desde bacterias hasta otros insectos para proteger los cultivos agrícolas. Como el caso del escarabajo Mariquita (Adalia, en otros países) que se alimenta de                                                  los pulgones de las frutas.

Reynold Farrera, investigador del Departamento de Ingeniería bioquímica del Cinvestav, explica que los insecticidas biológicos se originan de numerosos organismos como bacterias, virus, nemátodos y otros insectos. El investigador asegura que posiblemente el Bacillus thuringiensis (Bt) sea el más importante de todos los bioinsecticidas. El Bt es una bacteria que cuando está en condiciones desfavorables para su crecimiento, y como mecanismo de supervivencia, produce una espora con gran cantidad de proteína y se forma un cristal. Esta proteína paraliza el organismo de larvas de lepidópteros y otros insectos 4 horas después de haberla ingerido, dejan de comer y mueren en 2 o 3 días. Normalmente, algunos insectos y lepidópteros adultos no afectan los cultivos sino las fases larvarias; una sola hembra de estos insectos puede tener hasta 15,000 huevos convirtiéndose en auténticas plagas; algunas larvas son capaces de ingerir su propio peso en medio día y aumentan entre 200 y 300 veces su peso y tamaño en  toda su etapa de crecimiento.


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: